estrés/Estrés Laboral/Estrés y Salud/Experiencias y anécdotas/Reflexiones

Tengo control sobre mi vida…


“La presión de los puestos de responsabilidad puede ocasionar serios trastornos de salud y perjudicar la vida familiar de quienes los ocupan .”

 ¿Cómo manejar esa presión? ¿Cómo contrarrestar los efectos negativos del éxito? La terapia de María Jesús Álava empieza por un buen análisis de autoconocimiento:

«Cómo soy, qué es lo que necesito para vivir y qué es lo que me gustaría tener, pero de lo que podría prescindir.

Hay que diferenciar muy bien la necesidad del deseo: si el deseo por ser el número uno lo transformas en una necesidad, caes en una trampa mortal».

En segundo lugar, la psicóloga recomienda un análisis objetivo sobre las exigencias del puesto: dónde me lleva y qué repercusiones tendrá en mi vida personal. «Hay mucha gente que se engaña, piensa que todo cambiará. Pero tienen que tomar medidas y hacerse unas preguntas clave:

¿Tengo control sobre mi vida? ¿Puedo, mañana, cambiar de posición y seguir sintiéndome bien?

Este es el estracto de un artículo que me pareció muy interesante y también muy lúcido, porque es verdad que nos autoengañamos.

El otro día estaba hablando con la directora financiera de una empresa que conozco, y ella me decía que ella trabajaba en esa empresa como si fuese suya, que se implicaba absolutamente en su trabajo, y que hablaba casi siempre en términos  de “su empresa”,  y que ella disfrutaba trabajando, y que además trabaja tantas horas que es la única en la empresa que no ficha ni al entrar ni al salir, porque seguramente haría saltar todas las horas legales permitidas para el año como horas extras, en un solo mes.

Yo le comentaba que es un auto engaño en el cual muchas veces las personas de responsabilidad caen para no pensar y protegerse mentalmente, ya que cuando dejen de ser rentables a la empresa no importa lo mucho que le hayan dado a ésta, la gerencia les presentarán la cuenta e irán a la calle sin contemplaciones a la primera de cambio igual que cualquier otro trabajador que deje de ser rentable .

¿A que se debe esta estrategia mental que se utiliza de modo inconsciente y como digo, como medio de auto protección?

Pues según mi criterio, a que queremos creer que en la empresa hay además de una cultura de empresa una relación personal, de intercambio de afecto y compensación.

“Si trabajo mucho, seré más apreciado, mi relación con la empresa es algo más que trabajo, es una relación personal”

Y esto al principio es así, pero como decía en el artículo la autora, esto se convierte en una trampa mortal para el individuo, porque sólo es así al principio, y luego se convierte en una obligación.

Cuando te das cuenta que el exceso de responsabilidad y de trabajo  te está afectando justamente debido a esa implicación, que te trastoca el sueño, la relación con los que te rodean, el sexo en la pareja e innumerables aspectos más y decides que debes cortar;  entonces se acabaron todos los premios, todas las prerrogativas y de ser el brazo derecho de la gerencia, pasas a ser el objetivo de despido, porque ya no interesas a la empresa, y además puede que cunda el mal ejemplo en el resto de la plantilla y ésto es un peligro para la productividad mal entendida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s